Bloqueos por Dolor

Con el objetivo de mejorar el dolor originado en la columna, se puede realizar un procedimiento llamado bloqueo espinal o infiltraciones en la columna. Existen numerosos tipos de bloqueos (epidural, facetario, radicular, etc), dependiendo la patología que presenta el paciente puede indicarse uno u otro. Estos bloqueos espinales son consideradas técnicas mínimamente invasivas, realizándose en quirófano, con la ayuda de un equipo de rayos X para guiar la aguja al sitio especifico donde colocarán los antiinflamatorios y analgésicos en la columna.

Los bloqueos de la columna son practicas neuroquirúrgicas bien toleradas, al ser ambulatorio, el paciente se va de alta el mismo día y en la muchos de los casos evita un tratamiento quirúrgico.